septiembre 16, 2021

Patada indie

Noticias de futbol internacional y la MLS

Italia

Italia estalla de alegría tras ganar la Euro 2020

Los italianos celebraron el título de la Eurocopa de fútbol como un nuevo comienzo, no sólo para su joven selección nacional, sino para un país que anhela volver a la normalidad tras haber sido golpeado duramente y durante mucho tiempo por la pandemia del coronavirus.

Una cacofonía de coches que tocaban el claxon, fuegos artificiales y aficionados que cantaban llenaron la noche en Roma cuando miles de personas salieron a las calles después de que Italia venciera a Inglaterra en la tanda de penaltis el domingo para ganar su primer gran trofeo de fútbol desde el Mundial de 2006.

“Estamos saliendo de un año y medio difícil que nos ha dejado exhaustos, como a otros países del mundo”, dijo Fabrizio Galliano, un joven de 29 años de Nápoles que vio el partido en una pantalla gigante en el centro de Roma. “Esto significa mucho.

El deporte es una de las cosas que nos une, entre todas las que nos separan. Pero poder sentir por fin esa alegría que nos faltaba, va más allá del deporte”.

Muchos italianos vieron la Eurocopa como un relanzamiento para un país que pasó gran parte de los últimos 16 meses en varias etapas de encierro.

Italia fue el primer país fuera de Asia en verse afectado por la pandemia de COVID-19 y sufrió enormemente, sobre todo en la primavera de 2020, cuando los hospitales del norte de Italia se vieron desbordados de pacientes y el número de muertos se disparó.

Italia ha registrado más de 127.000 muertes por COVID, la cifra más alta de los 27 países de la Unión Europea.

“Ha sido un año complicado para todos, pero especialmente para nosotros, que fuimos uno de los primeros países afectados. Esto es una señal de un nuevo comienzo”, dijo Michela Solfanelli, una productora de eventos de 30 años con sede en Milán.

La mayoría de las restricciones por virus se han levantado desde la primavera y las que permanecen fueron ignoradas en gran medida por la masa de aficionados italianos que bailaron en las calles de la capital coreando “somos campeones de Europa”.

David Bellomo, un joven de 23 años de la ciudad sureña de Bari, señaló que ésta era la segunda gran victoria de Italia este año, después de que el grupo italiano Maneskin ganara el Festival de Eurovisión en mayo.

“Gracias a Eurovisión y gracias a este juego y al fútbol hemos conseguido volver este año”, dijo. “Casi conseguimos un triple”, añadió, refiriéndose a Matteo Berrettini, el tenista italiano que perdió la final de Wimbledon ante Novak Djokovic ese mismo día.

Hombro con hombro, los aficionados vieron con nerviosismo la tanda de penaltis en dos pantallas gigantes instaladas en la Piazza del Popolo, una plaza adoquinada de forma elíptica en el límite del centro histórico de Roma.

Un rugido ensordecedor se elevó al cielo cuando el portero italiano Gianluigi Donnarumma detuvo el último penalti de Inglaterra.

Entre el mar de camisetas azules de Italia se encontraba una familia de inmigrantes de Senegal, que llegó desde la ciudad de Zagarolo, a una hora de Roma, para vivir la final con la multitud en la plaza.

“No soy italiano, pero puedo sentir las emociones. Lo siento, como si fuera italiana”, dijo Falilou Ndao, de 42 años. “Realmente amamos este país”.

Su hijo Yankho, de 13 años, aficionado a Italia y jugador de fútbol, quedó impresionado por el equipo.

“Demostraron valor. Nunca se rindieron, ni siquiera cuando iban perdiendo por un gol”, dijo. “Es muy merecido. Han jugado muy bien durante todo el torneo. Vamos Italia!”

Aunque se sigue exigiendo el uso de máscaras en situaciones de aglomeración, la policía no trató de intervenir cuando la multitud de hinchas a cara descubierta salía de la plaza, cantando el himno nacional y encendiendo bengalas. Los fuegos artificiales se escucharon en el cielo mientras los hinchas atravesaban la ciudad ondeando banderas italianas desde sus coches.

La Dra. Annamaria Altomare, gastroenteróloga de 39 años, observó el espectáculo con una amiga desde una distancia segura. Eran de los pocos que llevaban máscaras.

“Queremos evitar la variante del delta en este lío”, dijo riendo.